ALMACENAR SALUD

LA RECOLECCIÓN

EL SECADO

RESERVA DE PLANTAS MEDICINALES

¿COMO UTILIZARLAS?

POR ULTIMO

Agraiment a la Nuria per la seva col·laboració

 
LA RECOLECCIÓN

A fin de ayudar a que las plantas se sequen, es esencial cogerlas en un día de sol, de preferencia por la mañana, pero después de que el rocío se haya evaporado totalmente.

Hay que evitar coger plantas que crezcan en los márgenes de las carreteras ya que pueden estar contaminadas por los gases de los tubos de escape de los automoviles; así mismo hay que evitar coger plantas de los campos en los que se hayan utilizado abonos o pesticidas.

No coger, al mismo tiempo, plantas vecinas, que puedan ser inútiles o nocivas. Cojer planta por planta, tallo por tallo, hoja por hoja, teniendo el cuidado de no dañar a la planta madre, que queda en el mismo sitio y que renovará su cosecha al siguiente año.

Si lo que buscamos son raíces, no podemos evitar destruir la planta. En este caso no cojeremos, por sistema, todas las que pueblan un lugar determinado, y no seamos como Atila. Basta, repetar tres plantas de cada cuatro y completar la recogida un poco más adelante.

La recogida no debe ser demasiado abundante, y debemos limitarnos al consumo de un año, más allá de ese período, la mayor parte de las plantas pierden sus propiedades benéficas. Si tenemos el cuidado de anotar en una agenda el sitio donde cogimos esta o aquella planta, así como la fecha en que lo hicimos, podemos estar seguros de que, de un año para otro, la Naturaleza no faltará al encuentro.

También es recomendable el uso de un cesto para guardar las plantas y raices recogidas, porque, si se las aprieta en la mano se estropean y fermentan. El plástico es también nefasto. A falta de cesto, colóquelas, no muy apretadas, en un saco o bolsa de papel hasta el momento de regresar a casa y de proceder a su colocación para su secado.